Nono Granero Dummy

Después de que lo hagan chocar con un camión, con un tren, una moto y hasta un coche a reacción…¿Puede un dummy escapar del único mundo que conoce? Para conocer la respuesta tendremos que leer este álbum ilustrado de Nono Granero con la Editorial Libre Albedrío. Con Nono hemos charlado para saber un poquito más sobre este proyecto.

En este libro estás detrás del texto y de las ilustraciones. ¿Cómo nace este proyecto? Nono Granero: «Pues como me suele ocurrir, no recuerdo exactamente de dónde viene. Supongo que tropezaría por casualidad con un reportaje sobre seguridad automovilística en el suplemento de motor de algún diario. El caso es que la primera anotación que tengo, de febrero de 2016, dice: «El dummy inteligente abandonó el coche antes de chocar». Y es una idea que me parece lógica. ¿Quién querría quedarse dentro? Probablemente ese fue el detonante para plantear toda la historia».

Nono Granero Dummy

¿Cómo surge este personaje? «Me gusta buscar personajes que no sean los que a priori asociamos con la idea de literatura infantil, porque creo que hay aún mucho por explorar en esta dirección. En este caso, este maniquí tiene que ver, por su aspecto, con los robots o con la ciencia ficción -nos cuenta Nono Granero-. Y como este género me gusta bastante, enseguida me pareció atractivo. En lo que respecta al interior del personaje, hay una idea que viene de la anotación inicial, que dispara toda la historia y que me sirve de pretexto para plantear una cuestión interesante de abordar: si enseñamos a alguien, al dummy en este caso, a recibir golpes y más golpes, ¿qué aprende con eso? ¿Qué pondrá en práctica el día que salga de la fábrica en la que trabaja? Y sobre todo, ¿qué pensará él mismo?»

¿Qué van a encontrar los lectores en este libro? «La idea era ofrecer, en primer lugar, un cuento trenzado de modo tradicional, pero aportándole un aire de ciencia ficción, incluso de película de serie B, que sea trepidante, que ofrezca una aventura que apetezca seguir. Eso, como siempre, es lo primero que me planteo a la hora de abordar un proyecto: que una haya una historia. En segundo lugar, también como siempre, intento que coexistan varias capas de lectura que permitan que, una vez realizada la primera lectura, podamos volver sobre determinadas cuestiones y charlar sobre ellas. Ahí dejo a cada persona que busque y plantee sus ideas sobre lo que le sugiere el libro».

Nono Granero Dummy

En este caso, ¿qué hay de nuevo o diferente en tus ilustraciones para este álbum ilustrado? «Siempre que inicio un proyecto empiezo a encajar posibles maneras de plantearlo en función del ritmo que va tomando al armarse. En este caso, comparado con otros libros anteriores, quizá lo diferenciador es el modo de componer cada página. Quería que la historia fuese avanzando en pequeños flashes, a pequeños golpes de acción muy concentrados pero también muy rápidos -asegura Nono Granero-. El ritmo, muy vivo, con grandes cambios y sorpresas continuas, necesitaba que cada ilustración apareciese de un modo muy sólido, muy definido para que el público pudiera seguir todo sin dificultad. De modo que, en lugar de plantear como unidad básica de este álbum la página doble, como suele ser habitual, casi todo el libro funciona sobre la página sencilla. Así, además, la relación con el texto, que es un pareado dividido entre dos páginas, funcionaba como motor para buscar esa velocidad de acción que pretendía conseguir».

¿Con qué técnicas trabajaste este proyecto? «He trabajado con óleo sobre papel, porque me da la posibilidad de dejar algunas manchas muy abiertas, al mismo tiempo que me permite definir bastante otros detalles, en función de la intención que quiero dar a cada imagen en concreto. Al mismo tiempo, todo queda bastante compacto, con mucha solidez y presencia. Y quería ese volumen rotundo frente al espacio blanco del papel que iba a dominar la narración».

Nono Granero Dummy

¿Alguna vez te has planteado salir corriendo y dejar atrás los lápices, el papel…? ¿A dónde irías? «¡¡Noooo!! ¿Cómo voy a dejar atrás estas cosas que tanto me gustan? En cualquier caso, vaya a donde vaya, siempre llevo lápiz y cuaderno conmigo…»

¿Qué fue lo más difícil de este proyecto? «Probablemente, encontrar a determinados personajes secundarios. El protagonista, sobre todo en este caso, dado que es el que motivó la historia, suele estar más definido a priori en la cabeza y, aunque haya que hacer algunas tentativas, toma su aspecto definitivo relativamente pronto. Pero, por ejemplo, los «malos» de la historia tardaron en tener un aire que me cuadrara».

Nono Granero Dummy

¿En qué andas metido ahora? ¿Algún proyecto nuevo? «Claro, como siempre, metido en varios. Hay de todo un poco, ya sabes que me gusta buscar y experimentar con modos distintos de contar, con diferentes modos de combinar las historias y la ilustración. Y eso requiere de tiempo de maduración, por lo que van formándose de modo simultáneo. Pero de lo último que ha salido, una versión de un cuento clásico que tenía planteada desde hace tiempo y que por fin ha encajado del todo. Siempre digo que, del mismo modo que un titiritero que se precie debe tener entre sus personajes a una Muerte, cualquier persona que cuente historias tendría que tener alguna con un lobo. Y por fin le ha llegado el momento a este personaje, en una historia que ha resultado bastante curiosa y con un punto algo loco, muy divertido».